Gritos Ahogados en mi Silencio por de la Paz, Sr. Floreal Rodríguez,Sr. Josef Carel

November 18, 2019

Gritos Ahogados en mi Silencio por de la Paz, Sr. Floreal Rodríguez,Sr. Josef Carel
Titulo del libro : Gritos Ahogados en mi Silencio
Autor : de la Paz, Sr. Floreal Rodríguez,Sr. Josef Carel

Gritos Ahogados en mi Silencio de de la Paz, Sr. Floreal Rodríguez,Sr. Josef Carel está disponible para descargar en formato PDF y EPUB. Aquí puedes acceder a millones de libros. Todos los libros disponibles para leer en línea y descargar sin necesidad de pagar más.

de la Paz, Sr. Floreal Rodríguez,Sr. Josef Carel con Gritos Ahogados en mi Silencio

Reseña del editor Siendo la escritura un refugio perfecto, propondré no dejar cabos sueltos, por si algún grito punzante o perdido escapase de gargantas atrapadas por la duda, aunque sólo sea para complacer alguna contradicción, que no obstante siempre es agradecida. Un libro apasionado por la libertad será sin duda lucha constante por la conquista de horizontes inexistentes. La sociedad que merecemos no es lo mismo que la sociedad que tenemos que lidiar cada día, en cada minuto. No sabría despejar como ejercicio fácil, si escribir es como hablar o tal vez como pensar. Sin embargo, pienso que la palabra, cuando ésta emite su mensaje, convence, aunque para ello tengamos que mezclar en nuestro cerebro el conjunto de conceptos dulces o impregnados de fastidio en la pureza incómoda. ¡Qué pena nacer pobre, vivir pobre y morir pobre! Mientras que la sociedad tiene, porque no puede ocultarlo, arte suficiente para acabar con la triste miseria. Se notará en esta Obra que se viven todas las circunstancias a lo largo de la vida: ¡Todas, porque el ojo humano no puede ni debe ocultar lo que hace cada cual, allí donde se instalan los niveles de confort! Entendí mejor la vida después de repasar mis notas, mis cartas, en definitiva, mis infinitos escritos, o frases inspiradas para mejor sociedad: Saqué conclusiones para no repetir todo aquello que fuera lento, sin precipitarme, aunque siendo lectura silenciosa, creo que forma parte de esa fuerza, que solo la poesía es capaz de mostrar con brisas lejos de amarguras. ""Sé que quiero decir algo para el inmenso interés común"". Por eso escribí un abundante montón de palabras, aunque intenté que fuesen ordenadas, impidiendo que escapen del propio derecho por el que de decir algo, aunque sea agresivo o irritante, saliendo de las rutinas, pues algunas veces es aconsejable, incluso imprescindible. Me propuse escribir desde temprana edad: dejé en ello inmensos apuntes gráficos, ya que, si no los escribes, nacen las ideas efímeras, con cierta torpeza sinuosa; desaparecen de ese encanto que todas las personas llevamos en el baile de la memoria. La palabra 'libro' es como uno de los idiomas maternos mejor encontrados, hasta que un día, el desarrollo de toda experiencia, nos concede abrir las ideas y dejarlas volar, libres de pesadillas, libres sin ataduras, protegidas con el arte de volver a ellas caprichosamente. ¡Cuánta belleza hay en las ideas que se escriben! Pongo un ejemplo, intentando mostrar el símil: Libertad y Preso. Se puede obviar la contradicción, pasando por la palabra escrita: ¡Qué felonía humana, sabiendo que pertenecen ambas dos, a personas con múltiples divergencias! Nace la idea y no es posible verla, si no se escribe. Y una vez escrita, surge el manantial de hechos positivos o conceptos negativos. Si no se escriben, según de donde vengan, se es feliz o infeliz, con la correspondiente deslealtad o fidelidad. Puede parecer que pretendo enfrentar a estos de aquellos, pero no, más bien se trata de situar en los mensajes de la palabra, cuanto dicen unos y otros, sin que tenga que ser un juez el que decida 'si preso o si libre'. Quede escrito mi obsesión por las fugas desde todas las prisiones, que son adversas a una sociedad civilizada. Un país con presos mutila la libertad, no solo de las personas, al ofrecer el látigo legislador, únicamente para imponer control, miedo, incertidumbre, desafío, con leyes bastardas. Biografía del autor Vengo defendiendo todos los eventos encontrados desde el 1 de septiembre de 1938. Aun no cumplidos los 5 años, de la mano de mi madre, siguiendo sus pasos, después de que saliera de la cárcel mi padre y desterrado a Novelda. Ciudad en la que crecí. Bien joven trabajé en la agricultura hasta los 18 años. Cumplidos marché al ejército para ser paracaidista: Saltando de los aviones hasta 22 veces. Licenciado a los 20 años, me especialicé en la industria del frio, reparando frigoríficos. Pronto marché a Alemania -en Frankfurt, emigrante económico; allí me dediqué al transporte, una vez que conseguí el carné de conducir camiones y fue lo que me mantenía felizmente en el trabajo de conductor. Gran parte del tiempo de trabajo en Alemania me permitió fundar un Ateneo Libertario -año de 1967-, desde un clima muy español, con inspiración anarcosindicalista, de la CNT-AIT. Desde ese ambiente tan acorde con mis ideas libertarias, di un giro a todo y regresé a España. Fue desde entonces que me enrole en el transporte internacional de mercancías por carretera. El camión terminó siendo mi propia vivienda hasta cumplir la edad de jubilación en el 2002. Pero hasta retirarme del trabajo fui detenido en Inglaterra por libertario muy activo, no obstante liberado sin cargos. Retornando de nuevo a España, siendo detenido, esta vez con cargos. La dictadura se encargó de anularme en la vida social y toda actividad, me juzgaron y un tribunal militar, de la tercera región, me condenó a 20 años de cárcel, por pertenecer al Movimiento Libertario, aplicándome la ley de bandidaje y terrorismo. Liberado de las cárceles por amnistía, al haber muerto el dictador, volví al transporte internacional, desde donde la propia experiencia estabilizo de nuevo mi vida y desde la militancia en la CNT-AIT, formé nuevo hogar con Salomé Moltó Moltó, compañera libertaria. Y es cuando editamos la revista libertaria Siembra (desde 1991), distribuida en los cinco continentes. Seguimos la lucha por las libertades juntos, porque no deseamos ser parásitos sociales.